¿Estás desvalorizado? El complejo de inferioridad es diferente de la desvalorización. Mientras el primero tiene que ver exclusivamente con el ego y con la soberbia de necesitar sentirse diferente, la segunda nos señala una desconexión con nuestra esencia y una deslealtad a nosotros mismos que nos impide reconocer nuestra valía y disfrutar de nuestros instantes.

Recuerda que puedes suscribirte haciendo clic en:

http://www.youtube.com/watch?v=MFgSlVv3Mig

En un mundo en que existen la energía femenina y la masculina, debemos buscar la paz, el encuentro respetuoso entre ambas. No ganaremos nada manteniendo un enfado contra nuestro aparente opuesto, porque la realidad es que necesitamos esa fusión que desde la confrontación no es alcanzable. Sería preferible que dejáramos de decirle al otro como tiene que ser y comenzáramos a hacernos cargo de nuestras necesidades y de nuestras heridas, sin rabia ni exigencia. El respeto y el perdón comienzan en nosotros mismos.

Recuerda que puedes suscribirte haciendo clic en:

Nuestro mundo es la proyección de nuestra luces y nuestras sombras. Depende de nosotros manifestar un cielo o un infierno a nuestro alrededor. Mientras vibras y resuenas con la inseguridad y con lo «feo», te densificas y atraes circunstancias desagradables que le darán la razón a tu ego pero que en ningún caso te acercarán a la felicidad y a la paz que mereces.

Recuerda que puedes suscribirte haciendo clic en:

http://www.youtube.com/watch?v=R7JZGQ8PYKw

¿Por qué somos adictos? Las adicciones son un intento de anestesiar el dolor que todos compartimos. A medida que nos sentimos heridos, si no nos hacemos cargo de lo que sentimos, podemos perdernos en la desconexión que generan las adicciones. En lugar de juzgar y juzgarnos, en lugar de obligarnos a dejar las adicciones a la fuerza, deberíamos descubrir qué dolor estamos intentando esconder para sanarlo mientras nos recuperamos a nosotros mismos..

Recuerda que puedes suscribirte haciendo clic en:

Las personas se vuelven tóxicas al hacerse adictas a emociones, pensamientos y rutinas tóxicas. A falta de referentes sanos y de un compromiso con uno mismo, cualquier persona puede caer en esta inercia desde la que dejas de ser nutritivo para ti mismo y para los demás. Si mantienes relaciones tóxicas deberías revisar tu propia toxicidad. No intentes cambiar al otro, no lo juzgues, no pretendas salvarlo, solo hazte cargo de ti y comprométete con tu propia felicidad.

Recuerda que puedes suscribirte haciendo clic en:

Alcanzar el éxito que mereces acaba con todas las excusas que te mantienen en la víctima.

Recuerda que puedes suscribirte haciendo clic en:

http://www.youtube.com/watch?v=DDGtVe5A89k

¿Te has planteado que la ayuda que te empeñas en dar puede ser una manifestación de tu soberbia? A menudo cuando ayudamos estamos quitándole la dignidad al otro para que recuerde que es capaz de responsabilizarse y hacerse cargo de su vida y sus circunstancias. Descubre cuál es la forma auténtica y amorosa en la que podemos, de verdad, ayudar a los demás.

Recuerda que puedes suscribirte haciendo clic en:

Es interesante comprender la diferencia entre el conformismo, la aceptación y la rendición. Si confundimos estos términos y nos mantenemos en el conformismo, vamos a activar nuestra frustración y vamos a perdernos el presente y todo lo que lo llena. Es igual de peligroso que enfocarse en la ambición del ego. Ambas posiciones nos generan sufrimiento. Sin embargo la aceptación y «su hermana mayor» la rendición nos permiten disfrutar de lo que hay mientras descubrimos los regalos y enseñanzas que nos ofrece nuestro presente y nuestras circunstancias.

Recuerda que puedes suscribirte haciendo clic en:

Lo único que necesitamos para ser felices, para abrirnos a recibir todo lo mejor que la vida tiene para nosotros, es darnos cuenta de que el miedo no existe. El miedo es una creación mental que nos aprisionará y nos impedirá disfrutar y avanzar mientras lo alimentemos desde los recuerdos o la preocupación. Mientras vibras en el miedo, cierras las puertas al Amor.

Recuerda que puedes suscribirte haciendo clic en:

El problema nunca está en lo que creemos que sucede, sino en cómo vivimos lo que está sucediendo. Y en estos tiempos en que las máscaras están cayendo y la esencia individual se está mostrando, debemos responsabilizarnos más que nunca; mantenernos en un rol inmaduro y victimista no nos va a servir, pues nadie va a hacer por nosotros mismos lo que nosotros no estemos dispuestos a hacer. Hacemos grande aquello en lo que nos enfocamos; a través de la resistencia no logramos sanar o trascender; para evolucionar y lograr ser felices necesitamos comprensión y consciencia. Juzgar lo externo y temer solo va a atorarnos en el centro del problema que se agravará alimentado de nuestra propia inconsciencia, manifestando sufrimiento. Cómo vivir esta travesía depende de cada cual.

Puede que sea suficiente con recordar que siempre hay otra opción, con que nos demos el permiso de vivir lo que nos corresponda desde la aceptación y el Amor.

Recuerda que puedes suscribirte haciendo clic en: