,

¡Quiero dejar de vivir con miedo!

miedo-a-vivir

¡Vivo con miedo! ¿Cómo puedo solucionarlo? Son muchas las personas que se arrastran día tras día, angustiadas, hartas de escuchar la repetición de múltiples temores en su cabeza, bloqueadas e infelices porque han olvidado que pueden vivir sin miedo, que siempre hay otra opción.

Independientemente de dónde hayas nacido, de tus estudios o de tus posesiones, de tus relaciones, e incluso de tus credos, existen dos formas de vivir: Puedes vivir con miedo o, puedes vivir sin miedo.

Si has llegado hasta este artículo debe de ser porque una parte esencial de ti está cansada de cargar con esos temores que ensombrecen tus días, si lo lees hasta el final verás que vivir con miedo solo es un mal hábito que puedes transformar.

¿Por qué vivo con miedo?

Puede que, por el momento, conozcas solo la primera forma, esa en la que el miedo se ha infiltrado en ti, inundando todos los rincones de tu mente. Si vives con miedo es muy probable que, desde que te despiertas sientas cansancio y confusión. Es posible que según pasan las horas y las semanas, sientas como se va acumulando una angustia aguda en tu pecho mientras el ruido de tu mente crece.

Así tus logros, esos que ansiaste y por los que te esforzaste, pasan desapercibidos ante tu mirada porque temes que, si te detienes a disfrutarlos se rompan, y tus relaciones se tiñen de un recelo que te argumenta todo lo malo que puede pasar, junto a todo lo que ya ha salido fatal.

Sin darte cuenta proyectas tus emociones pasadas en tus circunstancias futuras, creando así tus peores pesadillas. Y sin saber que la vida no es lo que tu mente te cuenta, que todo puede ser muy diferente a esa prisión formada por temores oscuros y obsesivos, encuentras enemigos por todas partes, o decepciones, o dramas… que aún cuando no están siendo reales, te hacen sufrir y por tanto te impiden ser feliz.

Vivir así implica que, sin darte cuenta, le has cedido el poder a tu ego para que te proteja de tu miedo. Lo que no sabías es que, al hacerlo, tu ego se iba a entretener en hacerte vivir ese mismo miedo, una y otra vez en todas las maneras posibles, para evitar perder el control que ahora tiene sobre tu vida y sobre ti. Y, permíteme decirte, que cuando una vida la lidera un ego mal educado, quedan cerradas las puertas por las que podía entrar la paz, el valor y el Amor.

vivo-con-miedo

Consejos para vivir sin miedo y empezar a disfrutar

Lo primero que debes comprender si quieres comenzar a vivir sin miedo es que esas ideas aterrorizantes y paralizantes que ocupan tu mente no son más que eso: ideas, pensamientos, especulaciones o como mucho, creencias tóxicas que te han infectado de infelicidad. Pero ni son la realidad, ni son intuiciones, ni tienen porque suceder jamás.

Cuando descubres que tu miedo es una “realidad virtual” no coincidente con la “realidad real”, puedes elegir dónde descansar tu mirada, puedes optar por dejar de alimentar al monstruo que crea tus pesadillas y comenzar a disfrutar con calma y alegría de tu vida y de ti.

Si quieres intentarlo, compartiré contigo cuatro claves que pueden ayudarte a dejar de vivir con miedo:

Serena tu mente

Es en tu mente donde nace la narrativa que le da vida a esa realidad virtual de la que te he hablado. Cuanto más ruido haya en tu cabeza, más difícil te resultará detener esos pensamientos, antes de que se conviertan en auténticas pesadillas. Y cuanto más salvaje y menos pacífica sea esa parte de ti (tu mente) que es imprescindible y maravillosa, más imposible te resultará mantener la calma, conectar con tu corazón y por tanto gozar de la felicidad.

Es cierto que deberían, desde que somos niños, enseñarnos lo importante que es tener una mente y unas emociones “educadas”, pero la verdad es que la mayoría de nosotros nacemos de padres que no han transitado el camino de la consciencia y que viven con miedo, y por tanto educan desde ese mismo patrón.

Pero lo fundamental es que esta transformación es nuestra responsabilidad y es posible lograrla cuando te comprometes con tu crecimiento personal y con tu felicidad.

Respira

El ansiolítico más potente que existe y que menos contraindicaciones tiene está en nosotros y solo requiere que aprendamos a “dosificárnoslo”, es la respiración. Aprender a respirar adecuadamente es tan milagroso que no lo podrás creer hasta que no lo compruebes por ti mismo.

La inmensa mayoría de las personas respiran utilizando solo la parte superior de sus pulmones y sobreviven con el diafragma contraído soportando altos niveles de ansiedad que no tienen que ver con sus circunstancias, sino con una pésima respiración. Puedes comenzar probando a detenerte para inspirar profunda y lentamente por la nariz y después exhalar por la boca (procurando relajar la mandíbula); repítelo tres veces seguidas y siente como tu estrés baja, y te resulta mucho más sencillo estar en el presente y vivir sin miedo.

vivir-sin-miedo

Ocúpate en cosas que te nutran

Dentro de todo ser humano hay una parte naturalmente destructiva que, si no tenemos cuidado, nos empuja a inercias muy tóxicas y evidentemente nada sanas. Este no es el lugar para hacer un análisis de por qué o para qué hacemos de forma reiterada cosas que no nos hacen bien, aunque sí me gustaría señalar que, cada vez que hacemos algo que no repercute de forma positiva en nosotros, la vocecita de nuestro corazón, o nuestra alma, nos envía señales de alarma que, de no ser atendidas, hacen crecer nuestra tristeza, nuestra ira y por supuesto nuestro miedo.

Lo que te propongo aquí no es que luches contra esas inercias, sino que te hagas conscientemente el regalo de ocuparte en esas cosas que sí sabes que te nutren, que te sanan, que te hacen bien. No importa si lo consigues cocinando, realizando ejercicio físico, leyendo o meditando, sea como sea, cuanto mejor te trates, cuantas más cosas beneficiosas hagas por y para ti, menos terreno fértil encontrará el miedo en ti.

Deja de actualizar emociones pasadas

Deja en paz el pasado. Todo lo que crees que viviste, lo que crees que te hicieron o lo que crees que te faltó estuvo ahí para enseñarte algo. Y, en aquel momento, esas circunstancias, activaron determinadas emociones en ti que, si se ven actualizadas en tu presente, te llevarán a una acumulación de resentimiento y a la formación de unas creencias dañinas y a menudo limitantes que se convertirán en las constructoras de tu futuro.

Es habitual, cuando se ha vivido una circunstancia desagradable, dramática o decepcionante, tener miedo de que se repita, pero lo habitual no suele ser lo normal o lo natural. Por eso, deja de actualizar tu pasado y vive plenamente tu presente porque si te fijas bien te darás cuenta de que tu presente está tan lleno, que no hay nada que temer.

Aprende a vivir sin miedo con Virginia Blanes

Confío en que si, estás harto de vivir con miedo, hayas encontrado pistas útiles en este breve artículo. Por supuesto que se puede profundizar más, pero todo camino comienza con una decisión y un pequeño paso que en este caso debe acercarte a la serenidad mental.

Recuerda: miedo son los muros que construimos para protegernos del dolor. Los mismos que, finalmente, nos alejan del Amor.

Si quieres aprender a disfrutar y a dejar atrás todo aquello que te impide ser feliz, no puedes perder la oportunidad de realizar nuestro curso online para dejar de tener miedo a la vida.

Si necesitas tener más información acerca de mis talleres y cursos online, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.