Virginia Blanes

¿Y si hoy tuvieras el valor de rendirte? ¿Y si hoy, desde hoy y para siempre, comprendieras que la lucha solo genera más lucha, que la resistencia alimenta los temores y crea y engrandece a los enemigos? ¿Y si te atrevieras a recuperar la consciencia perdida, esa que te permitiría dejar de estorbar a tu alma para disfrutar completamente de tus circunstancias (paso a paso)? ¿Y si tuvieras el coraje de reconocer que ni puedes ni debes controlar nada y así dejaras de oponerte y de juzgar lo que has atraído y lo que la vida tiene a bien regalarte?

No te invito a que te conformes. Conformarse es aferrarse a la creencia de que hay mucho más y tú no puedes alcanzarlo. Conformarse abre las puertas a la frustración y por tanto a la tristeza y a la rabia. Conformarse es pudrirse en la sustracción de permisos, en la envidia y en la ausencia de merecimiento. Te incito a que descanses, a que renuncies a todos los “noes” que enlazan el cúmulo de creencias almacenadas en tu mente y en tu emoción, esas que han manifestado los muros que te alejan de la abundancia y la plenitud. Te propongo que guardes silencio y dejes de confrontarte a ti mismo y a las apariencias. Te convoco a que despiertes, a que abras tus ojos con una mirada nueva, exenta de contaminaciones, que te permita ver que no necesitas más que lo que eres para poder disfrutar de todo lo que ya tienes. Te requiero que permanezcas en el presente, en este instante eterno en el que puedes dejar de cargar con emociones y apegos pasados, libre de expectativas futuras, para soltar sufrimientos y miedos, para dejar de malgastar tus energías en juicios inútiles y dañinos, para darte cuenta de que las cosas no son tan dramáticas como tu ego te hace pensar, para descubrir cómo lo aparentemente irresoluble se deshace cuando deja de confrontarse con tu oposición. Te propongo que aceptes sin peros; que encuentres ese lugar precioso que te aguarda en el centro de tu pecho y permitas que te llene de la humildad que te haga discernir que ni necesitas tener razón ni tienes nada que saber, que es más que suficiente con ser.

Acepta que no necesitas seguir interpretando la realidad ni continuar identificándote con las pobres expresiones de tu apego emocional; que solo hay una parte de ti que busca, desea y cree necesitar; que puedes dejar de seguir recreando la separación y la injusticia para volver al Amor y disfrutar de la unidad, de la magia y de la paz.

10 comentarios
  1. Lucía Miraz Perez Dice:

    Gracias!!!!muchas veces confundimos rendición con resignación y decimos”a seguir luchando”cuando se trata de dejar de luchar.Es la leche de liberador!!!!!me encanta como y desde dónde lo expresas:)))))))

    Responder
  2. Laila Dice:

    Gracias Virginia… No cabe duda que los mensajes llegan en el momento …. En ese momento en el cual me sentia desesperada sin salida , arrepintiendome de mis desiciones pasadas que me han llevado a este resultado…
    Leo tus lineas en face , abro tu blog lo leo completo. Perfecto … Gracias de nuevo! Bendiciones!

    Responder
  3. Alberto Cantú Dice:

    Gracias Virginia por abrirnos nuevas posibilidades. Porque estoy aprendiendo a tomar las posibilidades como realidades de acuerdo al propósito que me hace estar donde me corresponde. En la posibilidades están las semillas del pensamiento y generan nuevas realidades, que hace que el corazón agite hacia la vida. Es un placer acompañarnos desde lejos.

    Responder
  4. NATALIA MENCIA VILLARREAL Dice:

    Gracias Virginia de nuevo. Tus palabras siempre llegan en el momento preciso. Siento esa rendición cuando te leo, en ese instante presente. Un abrazo desde el corazón.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *