¿Estás seguro de tu pasado?

¿Te has fijado en cuánto tiempo pasas perdido entre tu pasado y tu futuro? Es cierto que somos todopoderosos, sin embargo existe un solo lugar y un solo tiempo en el que podemos manifestar nuestro poder y es en el aquí y ahora. Mientras tu mente vagabundea entre lo que crees que fue y lo que deseas o temes que llegue a ser, ese mismo poder se va dilapidando en creaciones inertes o, como mucho, en la reiteración de las pesadillas que te impiden mantenerte consciente y soberano en tu instante presente.

La inercia que te adormece en la constante huida de tu realidad solo puede ser vencida desde un compromiso contigo mismo en el que elijas la consciencia. Señalo aquí la palabra consciencia, una de mis favoritas, porque para transformarte en el Hacedor de Milagros que eres en esencia, necesitas estar dispuesto a renunciar al señorío de tu ego y eso solo se logra incrementando la consciencia o dicho de otro modo, alejándote del conglomerado de miedos que distorsionan tu visión del mundo mientras renuevas la mirada del corazón, esa que está guiada por la inocencia que no concibe (con lo cual no crea) ningún mal.

Alcanzar o al menos iniciar esta transformación es sencillo cuando te das cuenta de que tu ego crea tu futuro basándose en la percepción emocional y distorsionada que tienes de tu pasado. Mientras el ego argumenta que tiene razón y te convence de estar trabajando para que estés a salvo, gasta toda tu energía presente intentando compensar tu pasado, o la huella emocional que un pasado distorsionado dejó en ti.

Sin embargo, la realidad es que no hay nada que compensar. La compensación incluye conceptos como la culpa, la injusticia y el temor; emociones que te tienen entretenido en reacciones y, una vez más, te hacen perderte tu presente. Y así, intentando evitar el dolor, es tu propia energía en conflicto la que echa a perder tus oportunidades para volver a mostrarte en tu futuro cercano lo que no supiste entender, agradecer y aceptar en el pasado.

Mientras no rompes este círculo de reiteraciones, que no es más que la manifestación de tus resistencias interiores, no puedes experimentar el avance y la liberación.

Por eso te insto a que te conozcas y para ello te invito a que contemples lo que has acumulado como “tu pasado” bajo la luz del observador, ese que está desimplicado y puede iluminar las sombras hasta desenredar lo que parecía justificar el sufrimiento y también el miedo.

5 comentarios
  1. Maribel Dice:

    Milagros, muchos milagros están ocurriendo en mi vida. Lo único que te puedo decir Virginia es, que yo fluyo, fluyo y fluyo…y cuando estoy conciente y me auto observo, me he dado cuenta que estoy juzgando. La loca de la casa siempre quiere saber más que todos. Te amo Virginia!¡! Gracias.

    Responder
  2. Rosa Galuppo Dice:

    Simplemente Maravilloso y aclarador cuando veo los videos, entrevistas , etc. Una vida consagrada al Bien, eso que nos hace más que Bien. Gracias!

    Responder
  3. stella maris caputo Dice:

    siempre tan oportunas tus palabras y en el momento adecuado, quisiera educar a mi ego, aun no lo consigo pero leerte o escucharte eres un bálsamo para el alma, gracias Virginia!!! bendiciones!!!!!

    Responder
  4. Jonathan Dice:

    Uffff… Me pegas en el ojo
    Culpa, seguir siempre en el mismo circulo repetir una y otra vez la misma historia, escapar de la realidad y nunca poder lograr la plenitud..
    Muchas lecturas, meditación deporte auto conocimiento etc, pero siempre vuelvo a caer en las mentiras de mi mente

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *