Hoy quiero agradecer a todos los que caminan sin portar la bandera del “yo ya”. A los que no confunden ser con parecer y así, en lugar de alimentar a sus egos con la toxicidad de eslóganes vacíos, se atreven a descubrir su esencia y la forma en que necesitan expresarse hasta convertirse en su mejor manifestación. A los que han dejado de dilapidar su poder en personas, cosas o entidades externas y han asumido su responsabilidad y con ella su consciencia del efecto de sus pensamientos, sus emociones, sus anhelos y sus actos. A todos los que han abandonado la lucha porque han elegido la paz. A los que prefieren tender una mano a su sombra antes que perder su tiempo juzgando a los demás. Leer más

Consideramos héroes a aquellos que han realizado una hazaña extraordinaria, fuera de lo común. A aquellos que han sabido luchar por un propósito correcto, épico, que no sólo les ha servido a ellos mismos, sino que también ha revertido positivamente en su sociedad. Leer más

Hay dos formas de vivir la vida. La primera, que te sumerge en la gris supervivencia, se basa en la resignación y en la repetición. La segunda te llena de ti, te renueva las alas y te empuja hacia tu propia evolución, pero esta opción solo está al alcance de los valientes. Si eres un valiente, si eres una de esas personas que se ha negado a someterse ante el miedo que ennegrece los días, sabrás de lo que hablo. En ningún caso tiene que ver con las circunstancias o con las herencias o con todo lo que nos ha podido contaminar a lo largo de nuestro pasado, solo tiene que ver con nosotros y con las decisiones que tomamos en cada momento. Leer más

¿Y si hoy tuvieras el valor de rendirte? ¿Y si hoy, desde hoy y para siempre, comprendieras que la lucha solo genera más lucha, que la resistencia alimenta los temores y crea y engrandece a los enemigos? ¿Y si te atrevieras a recuperar la consciencia perdida, esa que te permitiría dejar de estorbar a tu alma para disfrutar completamente de tus circunstancias (paso a paso)? ¿Y si tuvieras el coraje de reconocer que ni puedes ni debes controlar nada y así dejaras de oponerte y de juzgar lo que has atraído y lo que la vida tiene a bien regalarte? Leer más

Parece más sencillo proyectar aquello que nos pesa que sostenerlo entre nuestras manos, justo frente a la luz de nuestro corazón, para iluminarlo desde la consciencia. Leer más

Siempre he sido abundante, hasta cuando no tenía dinero para comprar comida. Vivo en el mismo mundo que tú, “aplastada” por las mismas normas sociales y energías tóxicas que tú y, en medio de este caos de temores, juicios y envidias nacidos de la inconsciencia más extrema, he logrado encontrar mi sitio en esa grieta esquiva que mantiene a salvo mi conexión con la auténtica vida, esa que, tras finos velos, alumbra la consciencia y derrumba los muros con los que mi ego podría estorbar a la abundancia y a la serenidad a la que todos tenemos derecho. Leer más

Hemos olvidado nuestro propósito fundamental, hemos olvidado quiénes somos y para qué somos, hemos olvidado nuestro origen y nuestro nombre, incluso hemos olvidado que hemos olvidado… Leer más

¿Qué le dirás a la vida cuando, en el último de tus instantes, ella te pregunte qué le has dado? ¿Qué le dirás cuando te mire a los ojos y te recuerde todo lo que, día tras día, año tras año, le has pedido? ¿Qué le dirás cuando te muestre todo lo que te ha dado (lo que has cogido y lo que has desperdiciado)? ¿Qué le dirás a la vida cuando tu tiempo aquí se acabe y puedas descubrir la realidad a través de sus ojos? Leer más

Nacemos plenos de amor, nada más portamos y nada más necesitamos. Luego, demasiado a prisa, comenzamos la carrera de la supervivencia. Esa maratón en la que acumulamos cosas y miedos a perder esas cosas. Esa en la que olvidamos y seguimos olvidando hasta desdeñar lo trascendental. Leer más

No gastaré energía ni palabras en intentar negar el mundo en el que creemos vivir y su disparidad de conflictos. Simplemente me enfocaré, una vez más, en la belleza que me rodea. Invertiré mi energía y mi verbo en cincelar esa misma belleza dentro de mí hasta manifestarla instante a instante, independientemente de lo que mi ego caprichoso y desorientado se empeñe en engrandecer. Leer más